Victor Garrido, guía turístico

A Víctor le vi por primera vez en una visita suya a Málaga, porque por entonces – debía ser el año 2005, quizá 2006 – él estaba afincado en Nueva York, nos reunimos aquella tarde algunas personas que solíamos acudir a las reuniones de «Beers and Blogs» y hasta el día de hoy he tenido con él buena relación. Le pedí que nos dedicara unos minutos y accedió con una sonrisa, así que no podemos estar más contentos.

Nombre: Victor Garrido Leiro
Profesión: Guía Turístico

La pregunta de rigor, ¿malagueño de nacimiento o malagueño de adopción? Si es el segundo caso, ¿cuánto hace que descubriste Málaga?

Malagueño de nacimiento, criado en el barrio de Ciudad Jardín aunque asistí al colegio en Miraflores de los Ángeles donde mi madre era profesora en el colegio Gibraljaire.

Cuando yo te conocí eras «Un malagueño en Nueva York», pero no sólo viviste en Nueva York. En tu web dices que siempre tuviste «mal asiento». ¿Nos cuentas algo más para que todos sepamos algo más sobre ti?

Siempre he sido una persona muy inquieta e independiente. Saqué mis estudios en la Universidad de Glasgow, Escocia, y eso ya me dio una visión más amplia del mundo. Málaga se me quedó chica por lo que decidí saltar el charco y probar fortuna en los EEUU. Primero aterricé en Miami y posteriormente me ofrecieron trabajo en Nueva York en un puesto que no podía dejar escapar, todo siempre relacionado con la industria hotelera y de manera legal esponsorizado por empresas norteamericanas.

Desde que regresaste para asentarte en Málaga de nuevo te has dedicado a una de tus pasiones, que es viajar, pero en el lado de quienes acompañan y apoyan a los viajeros que llegan a nuestra tierra. ¿Cómo es el trabajo de guía turístico?

El trabajo de guía turístico es duro pero apasionante. Ningún día es igual y por suerte el sector turístico ha sido uno de los menos afectados por la crisis si posees idiomas clave como es el alemán. La monotonía no existe y siempre estas de continuo aprendizaje, para ser guía turístico tienes que nacer con este chip.

welovemalaga es tu pequeña empresa. Desde fuera sorprende la hiperespecialización en vuestra labor, pero luego ves en las noticias la reciente creación de la Asociación de Guías Profesionales y comienza a preguntarse si no hay mucho más de lo que aparenta por ahí. ¿Cómo llega uno a fundar una empresa como ésta?

(Risas) welovemalaga es un hobby convertido en fuente de ingresos y trabajo. Me explico, el vivir fuera en varios países me ha permitido conocer mucha gente, ellos siempre me han devuelto la visita y yo hacía de guía turístico para ellos, las mismas visitas que hacía a amigos cuando me visitaban en Nueva York. La conclusión era siempre la misma: ¿por qué no te dedicas a esto? Y así lo hice, una vez que terminó mi relación laboral con la empresa norteamericana con la que trabajaba desde que en 2007 regresé a Málaga. Todo surgió en 2012, con la punta del iceberg de la peor crisis en nuestra reciente democracia.

¿Algo que hayas aprendido a raiz de esto y puedas/quieras confesarnos hoy?

Tenía una idea clara y concisa, especializarme en un tipo de público exclusivo ofreciendo experiencias únicas en destino rompiendo esquemas de las empresas que llevaban años trabajando en la Costa. Puedo decir que con welovemalaga he estado en el lugar adecuado en el momento adecuado pero con muchísimo trabajo y estudios de mercado por detrás.

La AGP a la que hacía mención antes es un actor nuevo, ¿en qué crees que beneficia a los turistas y a los malagueños? Y a título personal y si quieres compartir, ¿cuál es tu rol en el surgimiento de la nueva asociación?

AGP Málaga Cultural es la primera Asociación de Guías Profesionales de Málaga Capital, con una finalidad muy clara basada en tres patas: profesionalidad, calidad y transversalidad para ofrecer la mejor experiencia en destino para los turistas. Somos un grupo de 40 guías oficiales de turismo que hemos visto una oportunidad de poner en valor la ciudad de manera unificada. Somos una nueva asociación moderna, usamos redes sociales y las nuevas tecnologías como votación online y videoconferencias. Y bueno, como me va la marcha y los saraos pues me presenté en las votaciones a disposición de los asociados y fui elegido presidente de la misma por unanimidad.

Enhorabuena por ese reconocimiento, que tus compañeros y competencia te elijan como representante… algo bueno habrás hecho (risas). Imagino que de anécdotas irás bien cargado, ¿alguna divertida que pueda compartirse a estas horas?

Anécdotas tengo miles, sobretodo las experiencias que me piden los clientes. Hay algunos que quieren ver la verdadera Málaga como un grupo de madrileños que nos visitaron antes de la Semana Santa. Me pidieron ver la verdadera ciudad, como eran los malagueños, su forma de ser, su forma de hablar y que mejor manera que montarlos en un autobús público, más concretamente los monte en la línea 7 que va a Miraflores de los Ángeles. Directamente alucinaron al ver como la gente interactúa y todos hablan con todos. La gente en Málaga es muy abierta y hablamos hasta con los árboles, para los malagueños es normal pero visto desde fuera puede ser impactante. Ni te comento el cachondeo de mis amigos cuando se lo conté.

Además es que es muy cierto que los autobuses urbanos dan ese tono realista de la ciudad. Estar en contacto con todo lo que se mueve en la ciudad seguro te permite medirle el pulso muy bien a la misma. Han sido años duros de crisis económica que aún persiste, ¿cómo ves el futuro desde la posición de quien ve la ciudad y su vidilla por dentro?

Con respecto a la ciudad he de decir que he visto un cambio radical, desde hace 10 años se puede decir que la ciudad ha vivido un auténtico terremoto en muchísimos aspectos, desde el tan cacareado campo cultural hasta el día a día de los malagueños. Málaga siempre ha sido muy conocida internacionalmente, pero por desgracia no la ciudad sino su aeropuerto y la Costa del Sol. Siempre hemos mirado con envidia como ciudades a nuestro alrededor evolucionaban y crecían mientras Málaga quedaba rezagada. Yo lo llamo el tan estudiado efecto Guggenheim que a Málaga ha llegado con pequeños grandes proyectos. Málaga gusta y Málaga por fin es una ciudad que se puede enseñar, hay muchísimo camino por recorrer pero también mucho potencial en barrios que están infravalorados. El éxito del turismo no será completo en Málaga hasta que no llegue a todos los malagueños, y ese beneficio no tiene por que ser sólo ni siempre económico, lo puede ser en muchísimos más aspectos.

Se ha criticado mucho (por la cercanía electoral) la acelerada inauguración de museos de esta primavera, no sé si las criticas proceden o no, pero sí creo que sería un poco de necios el negar que los museos aportan mucho a la ciudad. ¿Qué crees que podemos esperar (fuera de argumentos políticos y con los pies en la tierra) de estos museos?

Las prisas nunca son buenas y siempre criticables excepto si tienen una finalidad que repercuta en el beneficio de la ciudad. Yo creo que no es el caso de los nuevos museos, son edificios terminados justo al comienzo de la temporada turística que empieza a finales de marzo.

De estos museos espero el que se pueda crear un completo circuito museístico en la ciudad, una oferta extraordinaria que si se canaliza y se oferta de manera inteligente y organizada puede ser un activo importantísimo para la ciudad. Todo incompleto hasta que no tengamos nuestro museo arqueológico previsto en el antiguo palacio de la Aduana. Cuando este último museo entre en escena tendremos en Málaga lo que sin ruborizarnos podemos considerar una de las mejores colecciones museísticas del mundo. Y los malagueños no tenemos que tener vergüenza de decirlo.

Imagino que a estas alturas habrás visitado todos al menos una vez, si tuviera una tarde y sólo una para visitar uno de estos centros, ¿cuál me recomiendas?

Lo de elegir un solo museo es un reto difícil, me ponéis en un dilema! De entre todos los museos públicos y privados creo que me quedaría con el Carmen Thyssen. Me encanta la colección de pintores románticos del XVIII y XIX.

Impresionante, Víctor, qué buen final de conversación…

Espero que sea de ayuda mi opinión.

Seguro que sí, muchas gracias de nuevo por tu tiempo.

Cuestionario rápido

Dónde comer en Málaga
Mercado de Atarazanas, KGB en calle Fresca, Refectorium en Postigo de los Abades y Uvedoble en calle Císter.

Dónde disfrutar de Málaga
Coge una bici y vete para Pedregalejo y el Palo pasando por los Baños del Carmen.

Dónde desconectar de Málaga
Los Montes de Málaga, a un paso de la ciudad. Otra opción es el parque Botánico de la Finca de la Concepción

Un barrio de Málaga
Pedregalejo o el Centro Histórico donde yo vivo.

Un consejo a alguien que no conoce Málaga
Málaga es mucho más que el Centro Histórico, disfruta barrios como Huelin, la Trinidad, El Palo y Pedregalejo así como el Barrio de la Victoria. No te pierdas el Mercado de Atarazanas, pasea por Muelle Uno al atardecer (evita los fines de semana), alquila una bici y piérdete por el distrito Este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.